Test Serológicos

¿Qué son los test serológicos y cómo funcionan?

La prueba serológica detecta nuestra respuesta inmunitaria contra el patógeno mientras está respondiendo o ha respondido en algún momento a esta infección. A través de una muestra de sangre o serum el test detecta los anticuerpos que produce el organismo, es decir, los anticuerpos capaces de eliminar el virus, concretamente, el IgM (inmonoglobulina M) y IgG (inmoglobulina G). La detección de estos anticuerpos a través de este método resulta rápida y simple, pues en no más 15 minutos se obtienen unos resultados muy importantes a nivel epidemiológico.

Se trata de pruebas de flujo lateral, también conocidas como ensayos inmunocromatográficos de flujo lateral, son dispositivos simples destinados a detectar la presencia de una sustancia en una muestra líquida sin la necesidad de equipos especializados y costosos. Las pruebas de flujo lateral operan con los mismos principios que los ensayos inmunosorbentes ligados a enzimas (ELISA). En esencia, estas pruebas ejecutan la muestra líquida a lo largo de la superficie de una almohadilla con moléculas reactivas que muestran un resultado visual positivo o negativo. 

Pueden usarse desde el día 5 - 7 de la enfermedad para detectar IgM hasta varios meses después la eliminación del virus para identificar IgG. Es el ensayo más rápido y fácil de realizar.

A continuación os dejamos una guía rápida de referencia donde explicamos paso a paso cómo debe realirzarse un test serológico o test rápido